miércoles, 26 de diciembre de 2007

EL TANGO DEL VIUDO: NERUDA Y LA PANTERA BIRMANA

Este domingo rastreamos el origen del poema Tango del Viudo, de Pablo Neruda, escrito en 1927 en Rangún, Birmania, cuando el autor de Residencia en la tierra era cónsul de Chile en esos países cercanos al Golfo de Bengala. Lo que nos encontramos fue maravilloso, sensual y emocionante: el romance desatado y enloquecido del poeta chileno con una nativa birmana a la que conocemos como Josie Bliss, el nombre que usaba para desenvolverse entre los colonizadores ingleses. En la primera hora de programa contamos de la fascinación que Neruda sintió por esa mujer, una belleza oriental de piel obscura e inquietantes armonías físicas. Pablo la llamaba la Pantera Birmana, un título que no le quedaba nada mal, si tenemos en cuenta que la apasionada Josie enloqueció de celos e hizo cosas tan peligrosas y convenientemente poéticas como velar el sueño de Pablo con un largo cuchillo indígena entre las manos, sin decidirse a matarlo. Las imágenes de aquellos momentos en Tango del Viudo son incomparables “Enterrado junto al cocotero hallarás más tarde /el cuchillo que escodí allí por temor de que me mataras”.

El sexo iba de maravillas, ella le hizo conocer también los lugares secretos de Rangún, las pagodas y los monasterios budistas, pero Neruda temía por su cuello; de modo que una mañana salió para el consulado como si tal cosa, como siempre, y tomó un barco para Ceilán, su nuevo destino diplomático, abandonando sus ropas, sus libros… y a uno de los amores más intensos de su vida, la tumultuosa Josie Bliss. Fue en ese barco que lo alejaba de Rangún hacia Ceilán que Neruda escribió uno de sus mejores poemas Tango del Viudo, entre la culpa y la pena, mecido por las aguas del Golfo de Bengala.

Contamos también cómo fue que Josie no se conformó y le cayó al chileno en Ceilán, cómo ella se instaló frente a su casa con una bolsa de arroz y una alfombra; cómo fue que ella atacó a las mujeres que lo visitaban, cómo le rogó por su amor, y cómo finalmente desistió sabiamente y tomó un barco de retorno a Rangún.

Nos encantó contar esta historia y leer el poema Tango del Viudo, que se nos hizo agua en la boca como toda la poesía de Neruda.

Bueno amigos, aquí tienen los dos bloques iniciales sobre estos asuntos, nos encantó hacerlo, espero que lo disfruten y no olviden dejar comentarios:

NERUYDA Y LA BIRMANA A http://www.mediafire.com/?7wlci1dflzw

NERUDA Y LA BIRMANA B
http://www.mediafire.com/?bgw1emz0dmg

Aquí va un fragmento de Tango del Viudo:

Daría este viento del mar gigante por tu brusca respiración
oída en largas noches sin mezcla de olvido,
uniéndose a la atmósfera como el látigo a la piel del caballo.
Y por oírte orinar, en la oscuridad, en el fondo de la casa,
como vertiendo una miel delgada, trémula, argentina, obstinada,
cuántas veces entregaría este coro de sombras que poseo,
y el ruido de espaldas inútiles que se oye en mi alma,
y la paloma de sangre que está solitaria en mi frente
llamando cosas desaparecidas, seres desaparecidos,
substancias extrañamente inseparables y perdidas.



CUENTO: LA OBSCURIDAD DE LOS SUEÑOS

Como siempre, escribimos un cuentito, otra vez afiebrado y nocturno, especial para las fiestas de fin de año. Se llama La Obscuridad de los Sueños. Lo comenzó Oscar Reina, planteando la idea de un Dr. Jekyll sufriendo las penas de las noche de diciembre en Mendoza; lo continuó García Urbani, por el camino acostumbrado. Nos gustó el clima, hay menos acción y más espacio para los juegos psicológicos. Fíjense qué les parece, para eso está este link, pueden escucharlo aquí: http://www.mediafire.com/?a21wnrdrtmv
Hasta dentro de pocos días, aquí debajo pueden mandar comentarios o mails a reomeditabundo@yahoo.com