lunes, 11 de febrero de 2008

Cuento El ladron de aceitunas


Saben los oyentes de Un reo meditabundo que nos gustan contar historias. En esta oportunidad la historia se mueve en torno a un hecho bastante frecuente por las zonas rurales: los ladrones furtivos de frutales. En este caso, de aceitunas, que últimamente se cotizan muy bien. El texto orbita la vida de un pequeño ladronzuelo que en el relato se encuentra en medio de la noche no solo con sus propios fantasmas, sino también con otros inesperados. Un nuevo ejemplo de lo que no se debe hacer en literatura. Gracias por escucharnos.